¿Por qué necesitas una web?

Hoy en día la web es el presente de cualquier negocio. Internet ha conectado el mundo y las webs son la cara que marca esta generación.

Gracias a una buena web podemos encontrar fácilmente la información de cualquier negocio, contactar con ellos o saber donde se ubica. Además, la web sustituye ya a muchos programas funcionando como aplicaciones online. Es gracias a internet además que la web ha creado nuevos tipos de trabajo, los blogs, tiendas completamente online, la creación de contenido online o cualquier tipo de gestión.

Seguramente ya has hecho la renta online o consumas Netflix, pero también habrás consultado información de comercios locales, leído artículos en un blog o comprado en alguna tienda online.

La web e Internet conectan los negocios, el ocio y todo tipo de gestiones entre otras cosas a lo largo del globo.

5 Puntos por los que debes invertir en una web

  1. Invertir en una web convierte tu idea o tu negocio en algo con visibilidad internacional. Cualquier persona puede consultar tu web con el hecho de tener acceso a Internet.
  2. Todo el mundo maneja hoy teléfono y con esto accede a Internet. Gracias a ello cualquier persona puede consultar o compartir la información de tu web accediendo desde la palma de la mano. Estamos más conectados que nunca.
  3. Hay que pensar que vivimos en el mundo de las redes sociales. Tener una web brinda el poder compartir en redes sociales, el nuevo boca a boca.
  4. Como publicación digital se puede actualizar desde cualquier lugar y sin gastar medios físicos.
  5. Tener una web permite ser enlazad@ desde otra web creando una red de colaboración y pudiendo atraer público nuevo.

Tipos de web

A la hora de desarrollar una web podríamos diferenciar tres tipos:

  • La web comercial o estática (webs de información)
  • La web bajo plataforma o dinámica (wordpress, drupal, prestashop…)
  • La aplicación web (redes sociales, herramientas online…)

Realmente una web puede contener características de cada uno de estos tres tipos, incluso ser una suma de todos ellos, pero para entender mejor la funcionalidad y el coste es una buena guía entender esta clasificación.

La web comercial

La web comercial se trata de un sitio con información relativa a un anuncio o un negocio. Se podría definir como un póster digital. Normalmente este tipo de webs no utilizan ninguna plataforma detrás. Incluyen algún formulario de contacto y su objetivo es dar una información concreta sobre algo.

Son webs enfocadas a mostrar información como contacto, horarios y/o funciones de un negocio.

La web bajo plataforma

Las webs bajo plataformas se hacen bajo el entorno de un programa. Es el caso de plataformas como WordPress, Drupal o Prestashop. Estas webs permiten al usuario un mayor control.

Son webs que van a ser actualizadas con cierta frecuencia, por tanto incluyen una interfaz trasera, invisible al visitante que permite al dueño sin conocimientos de informática editar su contenido. El dueño podría escribir un artículo, modificar algún estilo de la web, crear una nueva página dentro del sitio web o cambiar el menú entre otras muchas cosas. Todo ello de una forma amigable gracias a esta interfaz trasera.

La mayoría de webs que se solicitan son de este tipo y suponen el grueso de Internet.

La aplicación web

Las aplicaciones web son los proyectos que normalmente más trabajo conllevan. Antes de nada hay que entender que una web desarrollada o no bajo una plataforma podría contener aplicaciones. Esto quiere decir que usando las tecnologías web el sitio incluye herramientas o funciones programados de forma concreta para el proyecto.

Una página que funcionase como una calculadora sería una aplicación web, pero además una web hecha bajo una plataforma como WordPress también podría incluir en una de sus páginas la aplicación de calculadora. Por tanto, sería como mezclar dos categorías de esta clasificación.

Entendemos como aplicación web por tanto, a un desarrollo propio para el proyecto que requiere de una forma más extensa y compleja el uso de las tecnologías.

Para entender mejor el concepto, otros ejemplos de aplicativos webs son una página de reserva de entradas, una página de gestión del ayuntamiento o una red social.

Normalmente usamos en nuestro día a día grandes aplicativos webs como Amazon, Facebook o Youtube.

¿Cuánto cuesta una web?

El coste de una web esta asociado a las horas y el esfuerzo necesario para realizarla. Es difícil dar un precio exacto dado que se trata de un servicio a medida que depende de que incluya. Si incluye unas cosas u otras, si usa plataformas o conlleva desarrollos propios.

Es como decir, ¿cuánto cuesta un trabajo de fontanería?, depende.

Se suman por tanto, las horas de los profesionales que incurren en el proyecto y costes externos para el desarrollo web.

En la siguiente lista se enumeran aquellas labores mínimas para el desarrollo de una web profesional

  • Asesoramiento de marketing previo
  • Definición de objetivos y necesidades de la web
  • Diseño de la web (UX/UI)
  • Desarrollo de cada una de las secciones de la web
  • Texto legal (Copyright, cookies, política, derechos)
  • Guías o tutoriales para el uso de la web

Además de estas tareas mínimas para cualquier proyecto web, se entiende que estas tareas llevan un ciclo de validaciones, siendo el cliente que solicita el proyecto, parte directa responsable en los tiempos de finalización de una web.

Los costes extra pueden ser muy variados. Un proyecto web podría incluir costes en fotografía, creación de vídeos, adquisición de plantilla de terceros, animaciones, adquisición de plugins, etc.

Para dar un número aproximado e insistiendo de que se trata de un servicio por horas dependiente del cliente y no de un producto cerrado, se podría hablar que un proyecto web parte de un coste mínimo de unos 350€ con impuestos.

Si te gustaría saber concretamente que es necesario para tu proyecto y que precios oscilan no dudes en contactarme desde aquí.

¿Cuánto se tarda en hacer una web?

Como se ha comentado en la sección anterior, el tiempo de desarrollo de una web esta directamente asociado a las características del proyecto y los tiempos de validación por parte de cliente.

Es importante que como cliente se mantenga una comunicación fluida para aceptar las entregas y así reducir el tiempo de desarrollo.

Cualquier web tiene un tiempo mínimo de entre 1 a 2 semanas siendo extensible incluso a meses y llegando al extremo de un año o más para los proyectos más grandes.

Hay que resaltar la diferencia entre diseño web y desarrollo web. Si los tiempos de diseño web son cortos y con validaciones rápidas, sin duda el desarrollo se ve acortado.

Unas buenas especificaciones y objetivos claros reducen los tiempos y por tanto también el coste de una web.

Gracias por leerme y espero haberte sido de ayuda.

WhatsApp Whatsappéame