Como último punto de este documento se adjuntan dos pequeños diagramas que pretenden ilustrar la importancia y el flujo que se sigue en un proceso de validación. Paso que como se puede ver en el apartado anterior es tarea última de cada una de las fases.

Así por el tipo de proyecto que es, donde los requerimientos están bastante claros inicialmente, es idóneo seguir un flujo directo, donde se avanzará fase por fase de una forma unilateral evitando en todo momento el retroceder a fases anteriores. Esto supone un proyecto más rápido con los
beneficios que esto aporta.

No obstante se describirá también un tipo de flujo circular o retroalimentado que siendo no tan óptimo, es el que se sigue de forma natural.

La variación de usar un flujo u otro compromete una variación importante en los tiempos de desarrollo y por tanto en el coste. Es importante tener esto en cuenta a la hora de aceptar las definiciones que presenta este documento.

Seguidamente se ilustran los dos flujos.

Validación lineal

Validación lineal tiene un carácter rápido, tiene un solo sentido y se considera la metodología base a seguir en el proyecto siempre y cuando el cliente no elija un validación circular. En una validación lineal aparecen pequeñas correcciones pero en ningún caso se vuelve a una fase previa para realizar cambios.

Los puntos de este flujo son los siguientes:

copyright XpiraDesign

Validación circular

La validación circular supone otro tipo de flujo donde el cliente puede pedir modificaciones llegada la fase de validación siempre y cuando estén dentro de un alcance razonable y no se alejen demasiado de los requisitos iniciales. Es uno de los flujos mas comunes ya que se sigue de forma natural.


copyright XpiraDesign
WhatsApp chat